SlideShow


Veure La Barcelona de Méndez en un mapa més gran
0

Jutjats



«Los juzgados ya no son lo que eran, pensó Méndez con cara de nostalgia, mientras se trajinaba arriba y abajo el pasillo del segundo piso. Y no es que hubiera algo por lo que sentir nostalgia, reconocía, porque los anteriores juzgados, los que estaban en el solemne palacio de Justicia, al otro lado del paseo, olían como éstos a papel pringado, viejos armarios ricos en insectos, sudor humano y tabaco de funcionario que duerme poco, pero al menos tenían unas ventanas solemnes, pensaba Méndez, paredes de piedra y pasillos donde podía perderse un juez. Méndez, puestos a sentir nostalgia, recordaba que en uno de esos pasillos intentó ligarse a una jueza».

 Cinco mujeres y media 


0 comentarios:

Publica un comentari