SlideShow


Veure La Barcelona de Méndez en un mapa més gran
0

Ample


«(...)y Amores se fue a la calle Ancha, vieja vía marinera donde llegó a vivir una burguesía de medio pelo (inferior a la burguesía de gran pelo de la calle Fernando),y donde hoy yacen pensiones con habitaciones a la orina y bares con vermut a la mosca. Fue a la plaza de Medinacelli -agentes de corretaje, administradores de fincas que se hunden, viejos que esperan la muerte al sol con una borrosa canción de la FAI entre los labios– desembocó en Correos –cafés con bocadillo de urgencia, vetustos establecimientos de extraños nombres, como aquella zapatería llamada “La voz del pueblo español”- antes de encontrar la pensión, su portal ancho y sombrío, su portería con momia, su retrete-museo, sus descansillos con asiento, su olor a cocido y a caca de toda confianza».
 
Las calles de nuestros padres



0 comentarios:

Publica un comentari